“Felices Fiestas”

por. Edgar Lucero

 

 

Estoy seguro de que algunos de nuestros lectores al finalizar este articulo, se van a preguntar: ¿De que hablo ó cual es el tema?  Sinceramente ni yo mismo lo sé. Lo que si se es que en fechas como esta, se pueden decir muchas cosas y pensar muchas cosas cayendo ó sin caer en el extremismo, saliendo ó sin del contexto bíiblico. ¿Cómo debemos los cristianos observar la navidad? ¿Es un evento religioso? ¿Es una tradición social? ¿Es una costumbre pagana? ¿Es idolatría? A través de los años de ministerio yo, como estudiante de la biblia he sido testigo de las muchas y muy variadas versiones que la iglesia de Cristo ofrecemos con estr respecto. Lo malo no es, tanto que la iglesia de Cristo no nos hemos puesto de acuerdo, (honestamente no seria la primera vez). Lo malo es: ¿Qué método hermenéutico empleamos para interprertar tales eventos. Y no vamos a negar que cada año es el mismo problema en todas partes, ¿Puede la iglesia celebrar si ó nó? ¿Puede el cristiano poner “arbolito” de navidad ó Nó? ¿Puede el cristiano escribir tarjetas navideñas Sí ó Nó? ¿Debe el cristiano aceptar “bonos de navidad” en el trabajo Si ó No? ¿Debe el cristiano aceptar vacaciones en el trabajo por causa de las fiestas navideñas? ¿Es correcto hacer intercambios de regalos? ¿Debe el cristiano permitir que sus hijos sean influenciados por la escuela para practicar dicha tradición?

 

Para los que vivimos en Estados Unidos, no tenemos mucha opción que digamos; pero si tenemos muchas formas muy practicas de como evitar complicarnos la vida y evitarnos discusiones inecesarias. En la cultura americana, la forma de celebrar navidad tiene antes que nada, conotaciones de carácter social y familiar solamente. Es una oportunidad de pasar tiempo con la familia y amigos, es una tradición circunstancial que no tiene nada que ver con lo religioso; Sin embargo, usted y yo somos los responsables de como lo vamos a practicar; ¿Usted NÓ quiere practicar la tradición social de la navidad? No hay problema ¿Usted SÍ quiere seguir la tradición? Tampoco hay problema. Debemos recordar que los cristianos verdaderos tenemos la libertad en Cristo para tomar decisiones con respecto a cada cosa, que en ninguna manera comprometan nuestra relación con Dios y mucho menos comprometan nuestra SALVACIÓN. No para dar motivo a la carne si no para

 

¿Entonces que? La Navidad es cuestión de opinión. Y que quede claro que esto que digo NO SON EXCUSAS para abrir la puerta a los que quieran celebrar tradiciones prohibidas  en y por la iglesia de Cristo. Es mi humilde opinión, pues a final de cuentas:  La decisión simpre sera personal, como personal es su salvación, ¡Cuidela!. Ahh, y por último: ¡JESUCRISTO, NÓ NACIÓ EL 25 DE DICIEMBRE!

 

15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo… Efesios 4:15