“UNA IDENTIDAD EN CRISIS” Por. E. Lucero

www.nuestramision.org

 

Cuando dejo que la IGNORANCIA me invada y estando lejos de la verdad, entro en un autoexamen y llego a la siguiente conclusión. Me considero el peor de los cristianos, el peor de los predicadores, el peor líder, el peor maestro de biblia, el peor diacono y sobre todo el peor pastor en mi congregación; además me considero también el peor de los maridos, el peor de los padres y sobre todo el peor de los hijos. Porque cuando llegamos a una autoevaluación personal y dejamos salir la  “humanidad” de nosotros caemos en el mismo error que cae la gran mayoría de los seres humanos. Hay un dicho muy poderoso en mi repertorio que dice: “No me digas que lo hice mal, dime que lo puedo hacer mejor” Y tiene mucho sentido y también tiene esencia bíblica y espiritual. Porque vivimos en un mundo lleno de competencia, el mundo religioso de nuestros días está lleno de esta competencia destructiva. En todos los sentidos de nuestra vida y en todas las relaciones hemos llegado a caer en este grave error, en esa terrible conclusión.

Ahora déjeme decirles en el nombre del Señor que cada uno de nosotros LUCHAMOS para llegar a ser mejores en todo aspecto de la vida. ¿Cómo nos ve Dios? Sí hermanos, porque aquí no se trata de darle importancia a lo que usted y/o yo pensemos y juzguemos de lo que somos nosotros ni los que nos rodean. Lo que más importa es lo que Dios dice, por eso pregunto: ¿Cómo nos ve Dios? La siguiente pregunta es: ¿Cómo nos quiere ver Dios? Nos ve como los mejores hombres sobre la tierra de acuerdo a la escritura. Romanos 8:37. “MAS QUE VENCEDORES” Estoy plenamente convencido de que Dios así nos quiere ver: Vencedores, Triunfadores, Ganadores. Sin duda Dios quiere que nos entendamos como lo que el realmente somos en Cristo Jesús, NO SE OLVIDE DE LO QUE HIZO DE USTED. En la iglesia de Cristo nos dedicamos a predicar a grito abierto que tenemos la verdad, y hermanos. ¡CREAME, SI LA TENEMOS! Entonces necesitamos reinterpretar el significado de cada uno de nosotros dentro de la obra de Dios. Entonces vamos a recomponer, porque: En Cristo Jesús me considero que soy el mejor cristiano, el mejor predicador, el mejor líder, el mejor maestro de la biblia, el mejor diacono, el mejor pastor, (cuando Dios me conceda serlo), el mejor marido, el mejor padre, el mejor hijo.  Considero muy seriamente que la clave para rescatar nuestra verdadera identidad dentro de las diferentes funciones que tenemos en Cristo Jesús, es voltear a ver al MAESTRO CRISTO.  Lectura: 2 Corintios 4: 7- 18 y dice: 7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, 8 que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 9 perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; 10 llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. 11 Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. 12 De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida. 13 Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos, 14 sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús, y nos presentará juntamente con vosotros. 15 Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios. 16 Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. 17 Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 18 no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.